El despecho ¿enemigo o aliado? 

frame 3925925 1920 1

El despecho es una herida en el corazón que no duele, pero sí afecta demasiado a quien lo padece, y no vivirlo de una forma adecuada puede hacer que dure bastante tiempo.

Las relaciones de pareja por lo general no siempre resultan como uno espera. Cuando algo no funciona en la relación y todo termina, entramos en el plano sentimental del despecho, el cual se vive de manera intensa y diferente según el tipo de persona.

El despecho, es un sentimiento que se vive con un cambio brusco donde las emociones negativas te pueden jugar una mala pasada, debido a que, si no se vive de forma correcta, la persona puede presentar sentimientos que afecten el alma.

Así las cosas, lo mejor es tomarse un momento para pensar y hacerse preguntas sobre las emociones que se están viviendo, para saber si son emociones positivas o negativas y qué efectos está provocando.

Por esta razón pondremos el despecho en una balanza, mostrando su lado positivo y negativo para que puedas identificar de qué lado de la balanza quieres estar.

El despecho como enemigo 

El despecho puede ser un sentimiento agridulce de procesar, porque sentimos demasiadas emociones como rabia, tristeza, decepción, e inseguridad, debido a que esa persona que ya no está nos hace sentir diferente.

Cuando pasamos por este sentimiento, es lo más parecido a vivir un duelo, sintiendo que hemos perdido una mitad de nosotros que ya no volverá y que su ausencia nos hace mal.

Afecta la autoestima

Estar despechados nos pone a pensar que no somos lo suficiente para ninguna persona, porque empezamos a ver defectos en nosotros donde no los hay; ya sea físicos o comportamentales. Una autoestima baja genera inseguridad y disminuye la confianza.

Tiene un impacto psicológico

Ser una persona con despecho, nos puede generar tanta rabia que somos capaces de agredir al otro sin medir las consecuencias de nuestros actos, para luego sentirnos arrepentidos. Otro de los efectos psicológicos que se presentan en esta etapa, es la independencia hacia el otro porque sentimos que no podemos continuar con esa persona y qué si no es con ella o él, la vida no continúa.

En esta etapa, también encontramos un sentimiento como la tristeza, que un estado como el despecho rechaza la alegría y el corazón se desgarra, algo similar al efecto de bola de nieve, que con el pasar del tiempo se va derritiendo, enseñándonos que todo puede ser pasajero.

El despecho como un amigo    

No todo son puñaladas directas al corazón, pues el despecho tiene su lado positivo porque en primera medida el despecho te muestra que eres una persona valiosa la cual debe amarse a sí misma para expresar el amor exterior.

Adelgaza

Más conocido como la lipotusa, el despecho es un método para perder peso, porque quemamos grasa durmiendo de más, comemos menos y guardamos ayuno de vez en cuando. Sin embargo, es importante cuidar la salud y adoptar hábitos que mantengan la mente ocupada, tales como el ejercicio, la comida sana, el estudio o el trabajo.

Ahorras dinero   

Sabemos que mantener una relación no es económico, y más cuando estamos en etapas iniciales, por eso cuando el despecho llega, el ahorro también lo hace, una oportunidad que puedes aprovechar para invertir en conocimiento, viajes o gustos.

Síndrome del patito feo

Como en el cuento infantil, cada quien tiene su final feliz, y depende de cada uno de nosotros darnos nuestro propio final y nuevo inicio para renacer de las cenizas que la llama del amor dejó, pues somos nosotros mismos los que nos demos valor ante las circunstancias, aprender de las circunstancias y crear nuevas experiencias amorosas sin destruirnos.

Ahora que has visto los dos puntos de vista, ¿de qué lado de la balanza quieres estar?