Para las rupturas afectivas y el despecho. Para poder menguar el dolor luego de las separaciones de pareja. Ayuda a recuperar la autoestima y la confianza en la vida, y permite amar después de terminar una relación afectiva. Para sanar el dolor de los padres cuando los hijos abandonan el hogar.