Siu Esencias Florales

header-entradas-1

El divorcio es aprender a separarse de la otra persona

El divorcio, una situación dolorosa para los seres humanos, Un proyecto de vida, un proyecto amoroso, un sentido en el que nos proponemos a compartir la vida con otro ser, se acaba.

Nos podemos sentir: agobiados, tristes, abatidos, bravos y muchas veces sentimos que fuimos traicionados, abandonados, engañados. Sin embargo, lo importante es no quedarse atrás. Ese pasado… nos llena de recuerdos buenos y malos, pero ese presente puede trasformar para el futuro; no podemos cambiar el pasado de ayer, pero podemos pasar a cambiar el pasado de mañana. Que quiere decir: que el presente de hoy va a ser en un futuro, ese pasado que nosotros vamos a poder empezar a cambiar.

¿Cómo lo hacemos?

Con respecto a lo anterior, debemos aceptar que ese amor se perdió, aceptando que esa pareja ya no es nuestra pareja, teniendo un cambio en el vínculo que es lo importante, sí esa persona ya no es nuestra pareja pero es el padre de nuestros hijos o la madre de nuestros hijos, pues bien, nos acercamos en ese único vínculo, ya no nos acercamos reclamando por el pasado, ya no sufriendo por el presente, ni añorado un futuro que ya no existe, sino compartiendo un presente que cada uno ocupa, por ejemplo la crianza.

Se tiene que hace algo fundamental como expresar esos sentimientos, es importante llorar cuando se está triste o ponerse bravo para sacar ese dolor para no quedarse toda la vida ahí.

Hay que practicar algo  que es mucho más difícil, aprender a vivir sin ese ser para construir unos nuevos valores unas nuevas creencias. Ese corazón roto que nos toca a todas las personas en algún momento de la vida, en el divorcio tiene unas complicaciones mayores porque se sigue vinculando con ese otro ser de alguna u otra manera así sea legal o social e incluso laboral.

Aprender a separarse de la otra persona, aprender a entender que las relaciones le permiten a uno crecer y que cuando se acaban se crece más. Por qué se fracasa, porque no se aprende, Por qué se crece porque se aprende a valorar uno mismo se aprende a creer en uno como ser humano y ser individual.

Cuando ya se han sanado las heridas, cuando se ha podido perdonar, no porque el otro se lo merezca si no porque no nos quedamos con la rabia y el resentimiento crónicos, podemos volver a empezar una nueva vida, una nueva relación, un nuevo proyecto; no sin antes de haber sanado lo anterior.

Es en ese momento cuando podemos volver a creer en el amor, volver a ser amados y sentirnos amados para volver a empezar y convencernos que es plenamente otro ser humano y es esencias y queremos compartir con esa persona, un día un momento. Lo importante es que dejamos a tras el dolor.

El divorcio nos lleva a saber lo valiosos que es el amor propio, a saber lo valiosos que tiene las relaciones para cultivarlas y darles todo lo pleno que tenemos porque sabemos que son efímeras.

Esencia floral recomendada: Sinamore

 

 

Para las rupturas afectivas y el despecho. Para poder menguar el dolor luego de las separaciones de pareja. Ayuda a recuperar la autoestima y la confianza en la vida, y poder volver a amar después de terminar una relación afectiva. Para sanar el dolor de los padres cuando los hijos abandonan el hogar. Encuéntrala aquí