Como una causa común que se presenta frecuentemente en horas de la noche, los calambres musculares son producto de la contracción involuntaria y forzada del músculo, acción conocida como espasmos.

Los calambres son más frecuentes en personas mayores, mujeres embarazadas y deportistas; se detectan por el encogimiento de un grupo de músculos, de forma dolorosa e involuntaria  localizada, que dura segundos o minutos, desapareciendo en la medida que se realicen ejercicios  pasivos y espontáneos.

De acuerdo con diversos estudios, la hipótesis principal de dichos calambres se genera por la acumulación de ciertas sustancias durante el sueño, en la que se determina la estimulación del musculo y por eso produce el espasmo. Otra de las hipótesis que se presenta es la amplia relajación de la extremidad y por eso nos despertamos brincando en medio de la noche.

Causas comunes de los calambres musculares:

  • Los calambres pueden producirse por estar sentados o de pie en una mala postura, que haga que los músculos se contraigan.
  • Dichas contracciones también se producen por la falta de agua y de sal, que carece por el exceso de actividad física o excesiva transpiración.
  • El calambre, no solo suele se muscular, también puede ser signo de alerta ante una mala circulación en las piernas que puede desencadenar una arterioesclerosis.

Tratamientos:

  • Entre los tratamientos propuestos, se recomienda que por más frecuente que sea, no se aconseja tomar medicamentos, ya que los masajes y estiramientos del grupo muscular puede evitar la toma de fármacos.
  • Debe Beber abundante agua y mantenerse hidratado.
  • Algunos calmantes musculares, pueden ayudar a no interrumpir su sueño, al menos mientras un especialista determina su estado.
  • Recuerde que siempre es mejor tener primero la opinión de su médico de confianza, para recibir el tratamiento más adecuado.

 Esencia Floral recomendada para los dolores físicos: Sindolore

Favorece la comprensión interna del origen del síntoma, permite la adaptación de manera consciente y adecuada, y estimula los propios analgésicos que el organismo posee internamente de manera natural.