Para fomentar los sentimientos de paz, tranquilidad y reposo en el corazón de la propia vida. Calma el mental y permite experimentar el momento presente. Nos permite apreciar la belleza de la simplicidad.