Para la activación del amor incondicional. Proporciona sentimientos de alegría, risas y placer, al igual que compasión por las penas propias y ajenas. Hace más profundo el poder de sanación y transformación. Favorece el recuerdo de los sueños, el desarrollo de los poderes psíquicos y la comunicación telepática entre las personas y, los animales.