Proporciona profundo arraigamiento y mucha ayuda para resolver problemas emocionales. Ayuda a aquellos que necesitan aprender a estar con sus propios sentimientos. Para desarrollar una espiritualidad que está muy arraigada en el mundo físico.