Para desarrollar la habilidad de adquirir y aprovisionar recursos para el futuro. Facilita la integración dinámica entre el juego y el trabajo. Aumenta la consciencia del chispeante niño interior, permitiendo a personas muy ocupadas experimentar su trabajo como un juego.