Del gran poder purificador de este cuarzo se beneficia
especialmente el sistema endocrino. Su acción libera las tensiones a nivel del plexo solar con efectos desintoxicantes sobre riñones y piel. Combate la depresión y nos estimula a una actitud más tolerante y compasiva.