Su poder de mitigar tanto el dolor físico como el moral (cólera, ansiedad, melancolía) ayuda a profundizar en nosotros mismos y a conocernos mejor. Clarifica los sueños y nos permite transmutar los viejos hábitos en formas de conductas más nobles y elevadas.