Las enormes oleadas de clara luz del aguamarina tienen efectos purificantes y descongestionantes sobre todo en nuestro cuerpo, muy especialmente a lo largo de la columna y más concretamente en la zona de la nuca, garganta y mandíbula. Efectivo calmante de dolores de origen nervioso y equilibrados de desordenes glandulares.