Conocido como un virus infeccioso que provoca llagas, el herpes se presenta mayormente en la boca  o en los genitales, por lo que se debe prevenir en lo posible esta infección.

Es una enfermedad contagiosa que se presenta comúnmente en personas mayores entre los 50 y 70 años de edad, y suele manifestarse como llagas en la boca y rostro frecuente en pacientes sometidas a quimioterapia; o también existe el herpes genital que puede ser producto de haber tenido un encuentro sexual con una persona diagnosticada con el virus del Sida.

Habitualmente, el herpes al igual que la varicela, puede permanecer inactivo y cuando este aparece en la adultez se le llama herpes zóster, aunque su reactivación es desconocida, suele manifestarse  cuando la persona  tiene una mala salud o ha tenido ataques de estrés.

La forma común de contagio es el contacto directo con la ampolla y puede producir varicela en quien no la haya padecido antes. En cuanto a su diagnóstico es algo complejo de determinar, pues sus principales indicios pueden parecerse a los síntomas de la varicela.

Los síntomas pueden ser:   

  • Dolor estomacal no identificado que sigue la línea de las costillas que puede confundirse con dolor en el tórax, algo totalmente diferente
  • Erupciones en la piel con líquido en su interior
  • Dolor de cabeza y cansancio.
  • Dolor en músculos y articulaciones
  • Picor e irritación alrededor de la zona afectada
  • Piel hipersensible

El tratamiento es: 

Como siempre tratamos de anunciar en nuestras publicaciones, es importante que se acuda a un médico especialista para diagnosticar concretamente el problema.

Se debe acudir el médico sí nota que a raíz del herpes puede haber una parálisis facial o si este invadido partes delicadas del cuerpo como la vista, para que se suministren los medicamentos necesarios para tratar las ampollas liquidas que comprometen la vista.

Aunque hay muchas vertientes  del herpes (herpes genital, herpes ocular, herpes labial, neurología poshepética), el más común es el herpes simple, el cual según la OMS, (Organización Mundial de la Saludo), lo calificó  como el más frecuente y su contagio puede venir de una fuente directa es decir otra persona infectada, causando dolor  y comezón que tienen una duración aproximada de diez o más días.

Esencias floral para el tratamiento:

Herpes: mezcla de esencias florales cuyo componente principal es la consuelda, pregunta por nuestros canales de comunicación para  conseguir tu mezcla floral en el tratamiento de esta enfermedad.