El estrés, como hemos mencionado en anteriores publicaciones, es un elemento básico en nuestra vida común y que no es malo si lo sabemos  controlar, e incluso nos hace más adaptables a la sociedad, pero cuando lo dejamos avanzar, se convierte en un diagnostico que afecta nuestra calidad de vida.

Este estrés crónico, surge, cuando persona nunca ve una salida a una situación deprimente. Es el estrés de las exigencias y presiones implacables durante períodos aparentemente interminables. Sin esperanzas, la persona abandona la búsqueda de soluciones.

En esta medida, el estrés crónico nos permite entender que no podemos mantenernos por mucho tiempo en este estado, porque nuestra salud se ve comprometida.

De acuerdo a las neurociencias sobre el estrés crónico, se vuelve de ese estado, al completar o superar las 72 horas, donde la hormona responsable del estrés es el cortisol, el cual cambia el metabolismo, aumenta los niveles de glucosa, nos permite tener un sueño más lento y activa ciertas redes neuronales para poner atención.

Por lo que, tener niveles elevados de cortisol, afectan las neuronas del hipocampo es decir toda la memoria de nuestra vida, debido a que están entrando niveles elevados de calcio a nuestro cerebro y la neuronas determinan que no pueden con tanto calcio; según indica la  American Psychological Association (APA).

Así mismo, la Asociación señala que las personas que padecen estrés crónico son más propensas a abusar de sustancias adictivas, padecer depresión o ansiedad, situación que va paulatinamente matando a las personas.

¿Qué hacer para disminuir el estrés y evitar que se convierta en crónico?

  • Disminuir los factores estresantes
  • Entender que nos mantiene en ese estado.
  • Darle solución al problema que está generando ese estrés.
  • Si hay una solución no inmediata adaptémonos a ella.
  • Piensa que el proceso estresante tarde o temprano va a pasar.
  • Y no dudes en acudir al médico, si sientes que la enfermedad se te sale de control para evitar a la larga, experiencias desagradables.

Lo peor del estrés crónico, es que las personas se acostumbran a él y muchas veces esta enfermedad mata a través del suicidio, la violencia, ataques al corazón, apoplejías e incluso cáncer.