Siu Esencias Florales

Esencias florales y el sistema inmune

esencias florales y el sistema inmune

Índice

Nuestro sistema inmune es una compleja red de células, tejidos y órganos que juntos ayudan a nuestro cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades.

Este sistema funciona a través de órganos. Estos órganos están actuando permanentemente dentro de nuestra capacidad de inteligencia celular.

Sin embargo, cuando nuestros cuatro pilares, mente, cuerpo, emociones y energía están en desequilibrio, afectan nuestro sistema inmunológico y es aquí donde las esencias florales trabajan para que nuestra experiencia con la enfermedad nos transforme, nos equilibre y sea mucho más saludable.

¿Cómo funciona nuestro sistema inmune?

Como mencionamos anteriormente, nuestro sistema inmune defiende nuestro cuerpo contra sustancias que considera perjudiciales y extrañas. Estas sustancias son conocidas como antígenos y pueden ser gérmenes como bacterias y virus; o sustancias químicas y toxinas. También pueden ser células dañadas por el cáncer o quemaduras solares.

Cuando nuestro sistema inmune reconoce un antígeno, lo ataca. A esto se le llama respuesta inmune. Aquí es donde nuestro cuerpo empieza a producir anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas que actúan para atacar, debilitar y destruir antígenos. Nuestro cuerpo también produce otras células para combatir el mismo.

Luego, nuestro sistema inmune recuerda el antígeno, al reconocerlo, puede identificarlo y enviar rápidamente los anticuerpos correctos para combatirlo. Gracias a esta respuesta, en la mayoría de los casos no nos enfermamos. A esta protección contra una determinada enfermedad se conoce como inmunidad.

¿Cómo trabajan las esencias florales en nuestro sistema inmune?

Según el Dr.Santiago Rojas, el sistema inmune es una unidad trabajada desde la Psiconeuroinmunoendocrinología.

Es decir, la psiquis del ser humano, la mente y su emoción se expresan a través de diferentes sistemas, no solamente órganos, sino sistemas en el cuerpo. Por esa razón, se dice que el sistema inmune tiene órganos, pero también tiene células y además secreciones humorales.

Entonces, la mente se expresa en el cerebro, el sistema endocrino en las hormonas y el sistema inmune en el innato. Nacemos con él y lo vamos adquiriendo a lo largo del tiempo.

Por eso es tan importante entender que nosotros por estrés podemos sobre estimular el sistema inmune o inhibirlo y ninguno de los dos extremos es bueno.

La mente puede llegar a ser un agente útil en la curación, incluso mucho más relevante que cualquier acción que hagamos, y también puede ser un agente perturbador y prolongador de cualquier sufrimiento de manera inadecuada.

Aquí es donde las esencias florales actúan, porque los estados emocionales y los estados perturbadores mentales que perduren por mucho tiempo van a hacer que suframos desde antes de que nos enfermemos y puede hacer que una enfermedad se prolongue o que no se cure.

La importancia de la terapia floral es que trabaja siempre sobre el paciente, NO sobre la enfermedad, pues las esencias florales trabajan el paciente, es decir, lo que está en desequilibrio que causa enfermedad. 

Las esencias florales son una herramienta que nos favorece encontrar el equilibrio y bienestar emocional mientras se armoniza lo que nos produce sentirnos enfermos.

Recuerda que si estamos deprimidos mentalmente, nuestras células entran en depresión  y nuestro sistema inmune se deprime, lo que puede hacer que tardemos mucho más tiempo en recuperarnos.

Recomendaciones

Puedes optimizar tu sistema inmunológico con nuestra nueva esencia floral Inmuno Siu, que te ayuda a armonizar el sistema inmune generando un equilibrio en su identificación acción y memoria, frente a gérmenes externos. También favorece la respuesta emocional a un proceso infeccioso agudo o crónico.

Recuerda que las esencias florales son un producto natural, no tienen efectos secundarios, ni contraindicaciones y pueden ser suministradas a todos los miembros de la familia. 

La terapia floral puede administrarse simultáneamente con otros medicamentos o tratamientos tradicionales.  La dosis recomendada es tomar de 4 a 6 gotas, de 3 a 6 veces al día durante el periodo que consideres necesario. A los niños se les recomienda diluir la dosis en agua.

5/5 - (5 votos)

Suscríbete a nuestro NewsLetter y aprende sobre los mejores tips de vida saludable

Comparte el artículo en redes sociales

Compartir