Dar o recibir un abrazo, puede ser la mejor forma de librear tensión entre las personas y liberarse del estrés.

El dar o recibir abrazos produce en ambas partes un estímulo eustresante (adaptación, integración), aunque es más evidente en quien padece de distrés (desadaptación, tensión y agotamiento) como se observa en un niño que llora por temor o angustia en brazos de su madre.

La abrazoterapia, es una innovadora técnica de regulación físico-emocional que utiliza los abrazos de forma literal y metafórica como estrategia terapéutica. Lo simple es que dar o recibir abrazos sinceros es muy agradable al tiempo que alivia la tensión y el distrés, mitiga la tristeza disminuye la ansiedad y aumenta el temor, entre muchas otras propiedades favorables.

En general, los abrazos son muy fáciles de dar en momento de júbilo, como ocurre por ejemplo ante el gol de un equipo favorito y son necesarios en momentos de acompañamiento de la tristeza del otro o del miedo de un niño, pero son vitales cuando sin ninguna razón, se siente la motivación para darlo y/o recibirlo.

Es bien conocido, que con los abrazos se tienden puentes de abrazos donde circulan libremente las emociones y se rescatan las personas de la soledad o el aislamiento.

Los practicantes de la abrazoterapia afirman que se necesitan cuatro abrazos al día  para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas.

Para lograrlo, los abrazos deben ser auténticos, respetuosos con todo el ser y deben involucrar todo el sentir, sin tener en cuenta el tiempo ni el espacio, ya que el encuentro con el otro ser produce un instante mágico de unidad  que se consigue si se da sin reservas y sin prejuicios.

Hallazgos científicos actuales afirman que la oxitocina la hormona que aumenta la confianza y atenúa el miedo en los seres humanos,  es liberada de forma importante durante los abrazos.  Esta hormona, que también se libera en el proceso del parto y durante la lactancia actúa en contra del distrés al disminuir el cortisol y,  así mismo,  la ansiedad y la sensibilidad del dolor.

Si Además del abrazo se realizan caricias, se libera la hormona del crecimiento sobre todo en jóvenes y niños que, al tiempo que estimula el crecimiento, ralentiza el envejecimiento prematuro y ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmune.

Así que en momentos de alto distrés, un remedio seguro sencillo y muy eficaz es recibir un abrazo contenedor de amigo no de amante, o de protección no de restricción con amor fraternal por parte del que lo da y aceptación con confianza y entrega del que lo recibe. Y si quieres tener eustrés con más frecuencia, llena de abrazos a tus seres queridos y entrega a otros más aquellos que también lo necesiten.

Texto tomado de libro Desestrésate de Santiago Rojas Posada.

cropped cropped baner siu