Reconocida desde 1976 por la OMS (Organización Mundial de la Salud), la terapia floral es medicina vibracional, que ayuda a regular las emociones para el bienestar, equilibrio emocional, físico y mental.

En el mundo de occidente, la terapia flora inicia a través del Dr. Edwart Bach reconocido por ser el pionero en traer este método terapéutico, que por medio de energía vibracional captada por la flores silvestres, plantas y arbustos (sin ser intervenidas, cortadas, cortados  o maltratadas,), ayudan a controlar, prevenir y tratar la mayoría de enfermedades, que muchas veces están asociadas a enfermedades leves, graves y o degenerativas.

¿Cómo funciona?

La función de las esencias florales, es, la de entrar en resonancia con el campo energético de la persona, lo que se llama en este caso medicina vibracional.

Conocida como terapia floral, esta permite abrir la comprensión de que,  como seres humanos, somos responsables del manejo de nuestra salud y de aceptar los desafíos que se presentan para lograr una pronta recuperación.

En ocasiones si pensamos bien, muchas de las emociones que contiene el ser humano interfiere para que las enfermedades se presenten y variedad de estas se transforma en algo irremediable por su alto grado de prolongación en el cuerpo. Así mismo, se conoce que los conflictos emocionales son esos puntos críticos, con los que el alma y la personalidad, libran una batalla dolorosa que acarrea graves consecuencias de salud.

Por lo que, de acuerdo con lo anterior al enfrentarse una batalla tan complicada en  el cuerpo, la enfermedad no es algo que se deba suprimir, sino algo de lo realmente se debe aprender.

A partir del año de 1976, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la terapia floral como un sistema médico y su uso terapéutico para el tratamiento de enfermedades, y lo clasifica como un “método de salud, inocuo y preventivo, en el apartado de terapias individualizadas.

Es así que, las cualidades energéticas de la flor ayudan a sentir y a percibir mejor los conflictos emocionales, a fin de que se pueda aprender de ellos y así liberarlos responsablemente.

Cuando se haya logrado encontrar una reflexión cuidadosa de cuáles son las emociones que están invadiendo al ser humano, se conocerá a qué esencia floral recurrir para ir sanando la enfermedad y poder fluir de una manera libre.

El doctor Edward Bach clasifica en siete grupos a las flores en que las emociones y las enfermedades comparten un solo síntoma como se describen a continuación:

  • Alivia los temores, ya sea a lo sobrenatural, a la muerte o algunas fobias
  • Reduce la incertidumbre
  • Minimiza el desinterés
  • Reduce sentimientos de soledad
  • Te libera de la susceptibilidad a las influencias u opiniones de los demás
  • Te quita la desesperación y el abatimiento
  • Dejas de sufrir por los demás.

Es importante resaltar que la terapia floral a avanzado tanto, que al igual que la medicina convencional, las esencias florales no solo se limita los problemas emocionales si no también son de gran ayuda en otros procesos, como el crecimiento personal, familiar, espiritual, etcétera.

El Dr. Santiago Rojas pionero en traer la terapia floral en Colombia indica que, debemos quitar la frase “estoy curado o curada” porque es una frase que da miedo para quienes ejercemos el mundo de la medicina, ya que el paciente luego de sentirse “curado” vuelve a esos malo hábitos de vida y muy pocas veces aprende del pasado para mejorar el presente y recae en la enfermedad.

Y es por esta razón que la terapia floral, enseña a ser una persona consiente de sus actos, y aunque no es un medicamento y es una terapia completaría a otros tratamientos, muchas veces ayuda a ser consciente de la enfermedad y las emociones en juego para ayudarnos a curarnos a nosotros mismos.

Formas de uso y su efectividad      

La esencia floral se toma tanto por la vía oral como en esos tópicos en aceites, cremas de masaje y directamente sobre la piel. También se pueden usar en la spray y difusores así como añadiendo unas gotas en los baños corporales.

La cantidad de gotas y el número de veces que se deben tomar las esencias, depende de la necesidad y situación de cada persona.

Antes de tomarlas es conveniente potencializar la esencia dándole pequeños golpecitos en la palma de la mano, luego se colocan las gotas debajo de la lengua esperando unos instantes antes de ingerirlas.

En general se sigue el criterio de del Dr Edward Bach, que consiste en tomar cuatro (4) gotas mezclar de cuatro (4) seis a (6) veces al día. En casos agudos se puede llegar a tomar al inicio las mismas cuatro (4) gotas durante cada cinco (5) minutos, mientras cesan los síntomas. No existe sobredosificación como tal, sin embargo se recomienda el uso de seis (6) veces al día como máximo, exceptuando el empleo descrito en casos agudos.

Busca tu esencia de acuerdo a tus síntomas en: www.siuesencias.com