Ayuda en el trabajo con uno mismo, aumentando el deseo de
servicio hacia los demás. Útil para superar las enfermedades de los órganos reproductores, desordenes hormonales y para problemas de anemia. Eficaz en casos de depresión, ya que eleva el espíritu por encima de la pasión para alcanzar la pureza de corazón. Actúa favorablemente sobre el primer chakra, potenciando nuestras ganas de vivir. Frente a casos de apatía da vitalidad, en cuanto a esto último, la vitalidad otorgada por la esencia de granate puede cubrir tanto la anímica como la física.