Las propiedades curativas del cuarzo ahumado se han comparado a los del rayo láser. Su alta frecuencia vibracional y sus enormes poderes curativos lo convierten en una gran gema excepcional que puede ayudar al ser humano a cambiar por si mismo los niveles de consciencia. Estabiliza y calma los vehículos inferiores a fin de someterlos a una voluntad superior.