Conoce la flor que sana el arquetipo materno

Lirio Mariposa

La mamá en sí, es un símbolo de sensibilidad, ternura, pasión, bondad y apego. Sin embargo en el camino de la vida, pueden surgir los conflictos entre madre e hijos que muchas veces quedan sin resolver.

El rol de la madre en la vida de un hijo es definitivo para la formación de su conducta y carácter, pero cuando una madre es agresiva, posesiva o presenta inseguridades en su forma de educar, transmite a sus hijos miedo y baja autoestima.

Los conflictos familiares siempre tienen un antecedente, por lo que es muy probable que los padres de tu madre hayan tenido ese comportamiento con ella y por esta razón ella es así contigo.

Ahora bien, no todos los casos provienen de antecedentes familiares, hay hechos en que los hijos o hijas se sienten incomprendidos y juzgados por sus madres, esto sucede porque ella no es consciente de la realidad del otro y sólo le importa la realidad de ella.

Quiere controlar todo  

Una madre controladora refleja inseguridad hacia sus hijos, porque nunca le darán la posibilidad de que sus hijos le demuestren la confianza para tomar decisiones, pues ella, estará siempre ahí para decirte qué hacer y cómo debes hacerlo controlando cada pensamiento y acción.

En la edad adulta quienes han tenido una madre controladora, son incapaces de tomar decisiones por cuenta propia, les cuesta hacer su vida y siempre tienen miedo de ejecutar sus proyectos.

Mi madre no me ama    

Hay personas cuya mamá nunca ha expresado cariño hacia él o ella ya sea un beso un abrazo, una caricia, pues desde que hay uso de razón siempre ha sido distante y frívola comportándose emocionalmente distante, complicando la situación entre ambos.

Por otro lado las carencias de nuestros padres o los excesos en su personalidad, pueden representar una variación en el arquetipo materno, crear conflictos de referencia en el “yo” adulto. Es tan influyente la energía materna en nuestra vida, que si crecemos con una imagen materna distorsionada, incluso podemos llegar a tener enfrentamientos con jefes, maestros o cualquier figura femenina.

Quienes han tenido una madre ausente suelen tener sentimientos negativos, problemas en la relaciones interpersonales ya sea con amigas, novias o esposas, desequilibrios emocionales y problemas de salud.

Fortalece el arquetipo materno

mamá

Lirio Mariposa:        

En este caso la esencia floral de lirio mariposa es funcional para quienes tienen la sensación de no haber sido amados, mimados o protegidos de forma suficiente por sus madres, la esencia floral también es funcional para quienes no conocen a su mamá o sufrieron de abandono.

El lirio mariposa mitiga esos conflictos que hay con la imagen materna, en especial para los hombres con misoginia o rechazo por lo femenino.

La esencia también puede ser tomada por las madres, aliviando esos choques que hay entre ella y sus hijos, transformando esos abusos, “defectos” y traumas hacia una madre que nutre, da y dejar ir.

Cuando tomes la esencia floral recuerda decir la siguiente afirmación: recupero mis aspectos femeninos, me permito perdonar el pasado para vivir el presente e irradiar el cariño que mi madre no pudo darme hacia los demás. Desde mi “yo” como adulta o adulto abrazo a mi niño interior o a ese joven o jovencita que se sintió afectado y lo libero para amar al adulto de hoy.