Esta gema por su tinte azulado calma el sistema nervioso equilibrando el funcionamiento del organismo. La serenidad que aporta al cuerpo físico nos da la base necesaria para el desarrollo de la visión del tercer ojo.