Alivia las enfermedades cuyo origen viene de la infancia. Miedos y traumatismos. Es un gran calmante, relaja tensiones acumuladas en el sistema nervioso. Útil en problemas genitales. Externamente en masaje, relaja tensiones musculares. También ayuda cuando hay
una influencia astral muy negativa. El cuerpo astral y emocional son activados e interconectados con el corazón y el plexo solar, para crear los siguientes resultados psico-espirituales: Confianza en si mismo, correcto manejo del cuerpo astral y emocional, dando seguridad a la dinámica de la personalidad, y disminuye el miedo a las relaciones interpersonales a la vez que aporta habilidad al manejo de
las mismas.