Al activar el amor a sí mismos se logra alcanzar una adecuada autoestima que se traduce en un sistema inmune saludable de manera permanente.

Gracias a la alquimia de este ritual se pueden sanar los dolores afectivos que impiden disfrutar el amor, para luego activar el amor a sí mismo, y poder exaltar de nuevo el amor hacia otros: Pareja, familiares, amigos y seres de la naturaleza, disfrutando la maravillosa experiencia de amar. Entonces para los solteros favorecerá la apertura a una relación afectiva, y para los que ya la tienen podrán vivir el amor en su mejor expresión.