Para los ataques a nivel psíquico o daños a nivel del campo energético. Estimula el despertar de la propia espiritualidad. Permite profundizar en la práctica religiosa o espiritual. Facilita el acceso al Ser Superior, mientras provee protección psíquica y equilibrio energético. Es altamente recomendada para toda práctica de meditación profunda.
Dosis: 7 gotas, 2 veces al día