Favorece la adecuada acción del sistema inmune frente a cualquier tipo de agente infeccioso o alérgico. Potencia la capacidad de nuestra defensa natural para prevenir y combatir las diferentes infecciones a las que nos vemos expuestos.