Para acompañar a quienes han perdido a un ser querido a causa de su muerte.
Para poder expresar el dolor de una manera natural, aceptar la realidad, aprender a vivir sin el ser querido, llegando a motivarse de nuevo por la vida y los vivos.