El arco iris que se refleja en este cristal es un buen símil de la luz que mora en el interior de cada ser humano. El gran poder tanto emisor como receptor de esta gema ayuda a desbloquear y energetizar centros vitales (chacras) favoreciendo la circulación de Luz por todo nuestro cuerpo. Estimula la intuición y la percepción. Para crisis violentas, delirios, perdida total del pudor, los celos.