Su nombre viene del griego Korallion. Se encuentra en todos los océanos del mundo y es muy útil para aquietar las emociones y acentuar las cualidades femeninas. Ayuda al organismo a la asimilación de la lecitina, sílice y vitamina E. Refuerza el corazón y el sistema circulatorio y es muy útil contra la degeneración del tejido óseo y el tracto intestinal. El uso externo del coral, reduce callosidades y verrugas. Unas gotas en los baños, alivianan los dolores artríticos.