Apricot – Prunus armeniaca
Sirve como purificador a nivel mental cuando se presenta la sensación de impureza en nuestras ideas y conceptos. Valiosa en los casos de cambios frecuentes de humor y en alteraciones del azúcar como la hipoglicemia. Favorece el control adecuado de la grasa corporal.