“Cayce ha dicho que esta gema crea el sentido de fuerza, vitalidad y virilidad”. En la antigüedad la usaron para aliviar desordenes de la sangre, problemas con los ojos, fiebres, melancolía, neuralgia y desordenes espasmódicos estimulando la claridad mental. Lapiz-Lazulí refuerza destreza psíquica, disciplina interior, estimula el esqueleto y refuerza el cuerpo físico durante el crecimiento espiritual.
Es la piedra de la verdadera amistad. “Es efectiva en los tratamientos de las inflamaciones de la región de la garganta (amígdalas).Se extiende al: Esófago, laringe, pasaje superior de los bronquios y el atlas”. Ayuda a aquietar los pensamientos, útil en las prácticas de: Meditación, conexión con el Yo Superior, expresión verbal y estructuración de los pensamientos.