¿Cómo funcionan las esencias florales?

La flor es la máxima transformación de la planta. Desde su origen marino como alga, luego en la tierra como musgo y helecho, la planta ha tenido que cambiar, alterar y adecuar sus condiciones, características físicas, color, temperatura y textura para llegar a ser una flor, con toda la belleza que ésta representa.

Sabemos que la flor representa el órgano sexual de la planta y por ella se garantiza su reproducción. Además, es el medio de comunicación más concreto con el reino animal, ya que logra alterar con su presencia el comportamiento de diferentes clases de insectos y aves. La flor también es la máxima expresión de la energía de la planta, que está en toda su amplitud, mientras que la semilla es la máxima concentración de la energía dentro del fruto. El reino vegetal expresa todo lo que es en la flor, máxime si no da frutos como en las orquídeas, y contiene y atesora toda su energía potencial en la semilla que se volverá en el momento oportuno a una nueva planta.

La flor derrocha energía, belleza y armonía, la semilla encierra lo anterior para exponerla posteriormente. Es por eso que en la flor se hace evidente la cualidad guardada en la semilla y así, sin proponérselo, el hombre la usa como medio para expresar mejor sus sentimientos y motivaciones al darlas como regalo a los demás. La flora aporta en silencio sus cualidades sólo con su presencia. Aun sin entenderlas adornan, embellecen y definen un lugar y condición reinante, conociéndolas entregan y dotan de sus cualidades a quien quiera recibirlas.

Por su parte el agua manantial, como producto reparado, es capaz de guardar el mensaje que posee la flor y mediante el alcohol se logra que se conserve y perpetúe para que el ser (humano o animal) que la recibe incorpore la cualidad y la exprese como propia.

Las esencias florales actúan de forma directa sobre la psiquis humana y por su relación con los sistemas (nervioso, inmunológico, endocrino), favorece el correcto funcionamiento hormonal, de defensa y nervioso, hasta donde las condiciones del cuerpo y del ambiente lo permitan.

Las esencias florales son productos naturales que nos permiten vivir mejor, en la medida en que nos aportan las cualidades que necesitamos para facilitar los procesos cotidianos. Pueden servir como activadores y potenciadores de virtudes humanas, pueden prevenir enfermedades, pueden beneficiar la salud psíquica y mental y, en ocasiones, curar algunos padecimientos físicos o, al menos paliarlos.

Leave your thought